Un puente por la inclusión. Nota en “Una Mano”, revista de AMR.

Nota publicada en la Revista UNA MANO, de la Asoc. Médica de Rosario, en ocasión del trabajo conjunto que hicimos para los arreglos del patio de la casa que alquilamos y donde funciona nuestra sede en Rosario.

Descargar Revista. (Nota en pág. 4 – Julio 2014.)

capture-20140807-130412

La Asociación Padres por la Igualdad Rosario (APPLIR) nace en el año 2008, impulsada por un grupo de 30 madres y padres que buscaban espacios inclusivos para sus hijos. Así comenzaron a reunirse en una plaza, a juntar fuerzas, a movilizarse. Hoy, la organización es una gran casa llena de vida e ilusiones; el lugar donde más de 100 jóvenes con discapacidad intelectual encuentran su espacio para vincularse y expresarse a través de diversos talleres y actividades. A su vez, Applir desarrolla un servicio de Catering que es atendido por los propios jóvenes,  una experiencia única que posibilita una salida laboral para los chicos.

La casa funciona como un gran club: tiene dos líneas de acción, una más recreativa y de contención para los chicos donde se realizan diversos talleres y otra línea de acción que tiene que ver con la capacitación laboral: tenemos un microemprendimiento que es el servicio de Catering Ni Más ni Menos atendido por 15 jóvenes. Se trabaja muy bien y allí ves lo que significa para ellos trabajar. Mi hija comenzó a tener un proyecto de vida, poder cobrar un sueldo, y tener una vida como tenemos todos, dice María Rosa Julián, presidenta de la Asociación.

Una vez más, la Comisión de Acción Social de La Mutual tendió un puente solidario entre los socios y las organizaciones sociales, en este caso, con la Asociación Padres por la Igualdad Rosario.

A fines de 2013, el Taller de Arte Niños de la Mutual confeccionó las tarjetas de salutación que fueron adquiridas por socios e instituciones de la ciudad, colaborando de este modo con la Campaña Solidaria de Fin de Año.

Todo lo recaudado con la venta de dichas tarjetas fue destinado a Applir, con el objetivo de juntar fondos para refaccionar la casa que alquilan, ubicada en Suipacha 1038. De esta forma, pudieron instalar un baño adaptado para los jóvenes con discapacidad y refaccionar un patio que les permitirá desarrollar actividades recreativas y de socialización.

Era muy necesario habilitar ese baño adaptado y el patio estaba muy deteriorado, y ahora vamos a poder utilizar ese espacio en el verano, pero más allá de lo económico, lo importante es sentir que no estamos solos, cuenta María Rosa quien agradeció la colaboración de Creando Puentes y el indispensable aporte para seguir creciendo.

Cuando vinimos esta casa era una tapera, estaba abandonada desde hace más 10 años. Es muy importante para nosotros contar con un lugar, los jóvenes vienen y dicen «cómo me gusta estar acá»; hay más de 120 chicos que vienen. Yo realmente siento que esta es mi casa. Ahora tenemos que afrontar el alquiler, pero estamos mentalizados en que esta casa algún día va a ser nuestra.

Estamos creciendo muchísimo. En sus 6 años de vida, la Asociación ha consolidado espacios muy significativos para los jóvenes, uno de ellos, el taller de Folklore Atahualpa que fue invitado a participar del Festival de Cosquín. Estar en Cosquín fue un logro muy importante para ellos. El ballet empezó en el 2008, con 18 jóvenes, explica la presidenta de Applir.

El otro importante emprendimiento de la organización es el Catering Ni Más Ni Menos integrado por 15 jóvenes que encuentran a través del mismo, un espacio de inclusión laboral. El catering brinda servicios a empresas.

Comments are closed